9 ene. 2017

Las Cataratas de Reichenbach

Buenas a todos. Aquí está este llorón de nuevo hablando sobre su blog. Hace unos días estaba decidido a dejarlo definitivamente tras unas experiencias nada satisfactorias con el mismo. Pero desde entonces hasta hoy han pasado unas cuantas cosas de las que me gustaría hablar.

Intentaré ser breve: La razón principal por la que llevo Crónicas de Taslar es por la experiencia que he tenido en foros y listas varias. Lugares en los que llegado un punto, me encontraba con que se repetían las mismas dudas, las mismas preguntas y en cierto modo las mismas respuestas. Todos hemos sido novatos, todos hemos tenido problemas de inspiración y todos hemos tenido ideas que hemos querido contrastar. Para mi el problema era tener un lugar sobre el que hablar sin tapujos sobre ciencia-ficción, y en aquella época un blog era una herramienta perfecta para ello. Hay muchas razones por las que uno puede compartir cosas en un blog: La mía es que cosas que me pueden servir a mi, también le puedan ser útiles a los demás.

Supongo que no todo el mundo entenderá esto, pero yo me he movido toda la vida en círculos donde este tipo de cosas son habituales. Y no precisamente frikis... o tal vez si, si consideramos ciertas áreas tecnológicas y ciertas épocas como tales. Lo cierto es que nunca me he preocupado realmente por visitas o seguidores. Yo escribo... y a donde llegue. El problema ha venido al ver unos números que me estaban diciendo que no llegaban a ninguna parte. Como si la conexión estuviese cortada o no llegasen las cosas debidamente.

Estas estadísticas eran demoledoras, y en un primer momento me supuse que era porque la gente pasaba del blog, que ya no interesaba. Y si no interesaba no tenía sentido mantenerlo. Pero en estos días he aprendido unas cuantas cosas que no sabía sobre algoritmos, reprocidades y compromisos.

Un lector me aportaba unos cuantos datos la mar de interesantes sobre el tiempo de vida y visibilidad que tiene una entrada media en G+ por la manera en que Google discrimina los sitios web en función de la popularidad y la publicidad. Y me hizo ver que el escenario más probable fuese que realmente muy poca gente supiese que tras el parón yo había vuelto a escribir. Me lo hizo ver con cifras y números que francamente me han asustado un poco, pero también que me han hecho sentirme decepcionado con G+.

Luego está el tema de la reprocidad en +1s, o como estos se han convertido en una moneda para intercambiar popularidad que genera muchos +1s de compromiso que en el caso de un blog pequeño no solo no van a ninguna parte, sino que hay ciertas situaciones en que le pueden perjudicar. Realmente es acojonante hacer un experimento guiado y comprobarlo con tus propios ojos. El ver como G+ es una web social que favorece técnicas que rozan el spam para generar publicidad. Por supuesto mucha gente no lo sabe. Yo no lo sabía hasta hace unos días.

A partir de este momento, me han llovido sugerencias para mantenerlo y para darle más visibilidad: Promociónalo en las redes sociales dijeron... Hazte una cuenta en tal o cual sitio... Pero francamente: La publicidad tendría sentido si tuviese algún interés comercial en el blog.

Mucha gente se ha interesado por el devenir del blog en estos días. Gente que me ha ofrecido su apoyo y me ha dado ánimos... Incluso gente como +Estudio D6 que me ha ofrecido su sitio web por si necesitara colgar material. Estoy eternamente agradecido a todas estas personas, pero si estoy escribiendo esto no es solo por estas razones, sino porque realmente el comprobar que no llegaba a ninguna parte por un estúpido algoritmo me ha tocado mucho las narices. Y me ha hecho recapacitar.

Mi intención con esta entrada es explicar por que voy a seguir adelante con el blog, pero también como.

El por qué, está ya explicado. El como: Sin compromiso de periodicidad como antes, es decir: Cuando tenga algo que escribir lo escribiré. También enfocándolo como un repositorio de información, especialmente la parte de descargas: Aquí he empezado a subir más material, con la intención de recuperar lo que tenía desperdigado por Inforol, Plataformarol y Alejandría en la medida en que me sea posible. Y por último, en vez de centrarme en G+, me voy a apoyar más en Twitter. De hecho, si buscáis Crónicas de Taslar en él, por allí me encontraréis.

Y a partir de ahí, pues veremos que tal funciona. Si veo que no va pues entonces sí que sí, se acabó. El tiempo dirá.

7 comentarios:

  1. Y habrá otras razones para la escasez de visitas. Yo por ejemplo leo todas tus entradas, pero a través de Feedly, y eso creo que no aparecerá reflejado en las visitas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, aparece, pero no en los stats de Blooger. Hay que irse a otros servicios como Analytics o Alexa. Que aparte de los clientes RSS externos también omite las visitas de los bots de indexado y demases, vaya usté a saber por que.

      Desde luego que programas como Pulse, Flipboard o Feedly (este último es el que yo uso), son imprescindibles para seguir cómodamente cualquier publicación periódica.

      Eliminar
  2. Me alegro de que tu blog vuelva a la vida (con la periodicidad que mejor te parezca) pero menuda tocada de narices lo del posicionamiento y filtrado.

    En fin, yo estoy contento porque sigas. :-)

    ResponderEliminar
  3. Me alegra que te hayas replanteado cerrar el blog. Está siendo un comienzo de año en el que parece que mucha gente está viendo si sigue o no con esto de los blogs o se rinde al empuje de las redes sociales. Es bueno ver que hay gente que resiste ;).

    ResponderEliminar
  4. Como todos los anteriores yo también me alegro de que sigas con esto.

    ResponderEliminar
  5. Grande Starkmad!! Yo siempre te he seguido esporádicamente. Igual tardaba una semana en volver a tu blog, o un año, pero al final siempre acabo pasando eventualmente por aquí, así que me alegro!

    ResponderEliminar
  6. Menos mal que no te vas. Muy originales y muchas ideas locas en tus entradas, locas en el buen sentido de la palabra se entiende...

    ResponderEliminar