5 jun. 2017

La realidad es falsa

Volviendo a escribir un poco sobre tropos recurrentes en ciencia-ficción, hay uno que siempre me ha apasionado y que sin embargo pocas veces he explotado en juegos de rol de esta temática, aunque si en otros: El que la realidad no sea lo que crees, haya gato encerrado, algo que no cuadre o simplemente que todo sea una mentira y que en realidad seas una pila conectada a una gasolinera para máquinas que se dedican a conservan las pilas que a su vez les permiten echar gasolina para seguir conservando pilas y...

Hay muchas obras de ciencia-ficción que reflejan esto: Total Recall, Matrix, Inception, Dark City, Nivel 13, The Signal (que película más mala por cierto), Avalon, Megazone 23, etc. Y eso sin olvidar al señor Dick (a sus pies), y a la generación beat. Hubo una época de hecho en la que estuvo muy de moda este concepto, especialmente en lo que respecta a realidades virtuales, metaversos virtuales y análogos Second Life que le hacen a uno aislarse de la realidad en pos de uno mismo... o una vida mejor. Como en Ready Player One. Vale sí: RPO no es de esta temática, pero es una novela tan jodidísimamente buena que tenía que mencionarla como ejemplo de universos virtuales (¡y rol!).

El problema de esto es que toda la campaña tiene que girar en torno al concepto de que la realidad es falsa, bien sea descubriéndola, bien sea oponiéndose a ella. Cualquier otra cosa no tendrá mucho sentido, ya que en función de como sea esa pseudo-realidad, podemos acabar jugando una partida normal y corriente. ¿Os acordáis del corto de Matrix donde recreaban el Japón feudal? Imaginaos que las máquinas pillan por casualidad toda la línea de La leyenda de los 5 anillos y se montan una realidad virtual en la que los humanos viven en el universo del juego mientras están conectados a una central eléctrica. Pues eso.

La mejor partida que recuerdo con esta temática fue una de Cyberpunk 2020 dirigida por un colega, en la que a nosotros nos metían en un Gulag siberiano, nos ayudaba a escapar la Facción Roja (;P) y después nos las veíamos para tratar de llegar a Vladivostok y coger un barco para volver a Japón. Todo una elaborada fantasía virtual para tratar de sonsacarnos cierta información. Ya nos dimos cuenta de que había cosas que no cuadraban en todo eso, pero ni por asomo nos imaginamos que aquello fuese mentira. Imaginaos el momento de descubrirlo. De esas partidas entrañables que aun sigues contando pese al paso de los años entre cervezas chupitos de vodka.

Pero curiosamente y como decía arriba, no es en juegos de rol de ciencia-ficción donde más he tocado esta temática, sino en juegos de horror personal. El "otro" género que a este señor le apasiona tanto como la ciencia-ficción. En este sentido, mi "ajuar" de juegos es mucho más reducido que en el de ci-fi, y una de las razones es que he encontrado auténticas joyas capaces de reflejar este tema, tanto a un nivel global (el mundo que te rodea es falso), como a nivel personal (no me conozco cuando me miro al espejo).

El primero es indudablemente Kult. La idea de la que parte es toda una alegoría al Mito de la Caverna de Platón, todo ello aderezado con una bonita guerra entre ángeles y demonios donde la diferencia entre el bien y el mal no existe (porque es todo mal). Este es un juego de gente chunga en un mundo muy chungo donde el Infierno (así con mayúsculas) parece brotar en cada esquina, haciendo que te preguntes que es lo verdaderamente real, para acto seguido preguntarte si de verdad quieres saberlo.

Pero aunque Kult tiene un espacio en mi corazoncito, no es para mi el que verdaderamente lo peta en este sentido. Unknown Armies es mi juego de horror favorito y por una buena razón: Rompe con todo lo establecido y le da la vuelta a todas las ideas preconcebidas que se tienen sobre juegos de terror, misterio y magia. Tomando como referencia los distintos puntos de vista y escalas, así como las ideas equivocadas y acertadas que la gente tiene sobre como funciona el mundo, para luego convertir la magia en un acto de fe y obsesión pura, se podría decir que UA está constantemente bombardeando a los jugadores con la idea de que lo que ellos creen que es el orden natural de las cosas está truncado y puede ser falso. O no. De locos, ¿verdad?

Luego está "el otro" juego (de la misma compañía, Atlas Games) que es otra perla de locura constante: Over the Edge. En medio de la página insertado en un gran recuadro gris, nos encontramos una cita de William Burroughs que es toda una declaración de intenciones sobre lo que nos ofrece este juego: "Nada es Verdad, Todo está Permitido". A simple vista, OtE es un juego que se basa en presentar un setting ficticio en el que ambientar nuestras aventuras: La isla de Al Amarja. Pero a medida que uno va leyendo el libro, se da cuenta de que Al Amarja es un lugar en el que las reglas que rigen la realidad no existen. Es un lugar en el que puedes encontrar desde locales de moda en los que se experimenta incluso con el horror personal a todos los niveles como manera de tener un subidón, hasta científicos que buscan el significado de la vida en los cerebros de la gente. Literalmente.

Un turista adolescente alemán que llegara a Al Amarja buscando emociones fuertes, buscando ese algo nuevo que te vuelva a pegar un subidón como el de la primera vez, probablemente acabaría encontrando algo más fuerte de lo que su psique sería capaz de aguantar, a pesar de que su cuerpo lo soportase, (aunque sea en la UVI de un hospital). Es un juego que no tiene una manera definida de jugar, (lo mismo que Unknown Armies, la verdad es que ambos juegos tienen cosas en común), y por eso de una historia a otra la papeleta puede cambiar totalmente.

Y podría seguir por Obsidian y su deformación de la realidad, que poco a poco va consumiendo un mundo en el que los humanos no tienen esperanza porque es su propia naturaleza la que está generando todo esto. O con Reflejo y el mundo al otro lado del espejo. Quizás incluso también con Don't Rest your Head que toca el jodido mundo de los sueños y pesadillas (aunque en mi opinión de una manera muy "marca blanca" que ha limitado lo que este juego puede realmente hacer... reglas aparte).

Lo peor y mejor de todos estos juegos viene cuando tus jugadores se preguntan como de loco hay que estar para jugar literalmente con las bases de la rutina, de tu zona de seguridad, ese mundo que aprecias directamente y que se convierte en tu percepción de lo verdaderamente real. Que lo que se cuenta en las noticias te queda lejos. O eso piensas hasta que un día te pega directamente en los morros.

2 comentarios:

  1. Este es un tema que siempre me ha encantado... Pero resulta muy complejo llevarlo a la mesa, sobre todo si tu grupo no pone de su parte...

    Por otra parte, necesito el Unknown Armies. Todo el mundo me ha hablado bien de ese juego...

    ¡Gracias por la reseña!

    ResponderEliminar
  2. De nada :)

    El nuevo UA no se que tal estará, pero la primera edición, la que salió en castellano, es brutal aun cayéndose las páginas a cachos xD. Personalmente me gusta mucho como maneja todo el tema del ocultismo, misterios y demás, porque te perfila una ambientación muy sencilla en la que puedes hacer lo que quieras.

    ResponderEliminar