8 ene. 2018

Reseña: M-Space

Sigo pagando «deudas» con el blog. Después de la... reseña de Cthulhu del otro día, toca M-Space. Que para quien no lo conozca, es un reglamento para sandbox espacial basado en Mytrhas Imperative, de ahí su nombre.

Cada día soy más fan de los juegos/reglamentos de este tipo, lo mismo que cada día me gustan más los reglamentos genéricos. La razón es la misma en ambos casos: La flexibilidad que otorgan a la hora de hacer tanto cosas con mucha libertad de acción como tramas más o menos encarriladas, independientemente de la profundidad del trasfondo que se quiera tener.

Y lo mejor es que muchas veces puedes simplemente coger las herramientas que aportan e insertarlas en la ambientación que más te guste. Porque no todos los juegos de ciencia-ficción espacial están planteados como sandboxes: En mi opinión, para ello tienen que traer ciertas herramientas para facilitar la creación de un entorno dinámico.

Siempre intento ver las cosas por su lado bueno y malo. Cosas perfectas no hay, así que uno tiene que entrar a valorar si algo es lo suficientemente bueno como para valer la pena. Pero leyendo M-Space la verdad es que me ha costado valorar las cosas buenas. En general, me ha parecido un tanto mediocre sino directamente malo en algunos aspectos. Que, vamos a ver: No le echa la tremendísima caradura de juegos como Battletech: A Time of War o Cyberpunk V3, por eso no voy a sacar aquí un bidón de gasolina y cerillas.

Pero es que el juego entra ya cruzado con ese formato cuadrado y esa maqueta que lo mismo te apelotona las cosas que te deja unos espacios en blanco de miedo. El PDF solo se lee bien en una pantalla de ordenador grande, porque en tablets y teléfonos, ni al derecho ni al revés.

Luego te das cuenta de que las reglas básicas son un corta-pega de Mytrhas Imperative. Considerando que Imperative es un reglamento lite de Mythras genérico y tan completo que muchas veces no necesitas más para jugar, y que encima es gratuito, difícilmente se puede justificar la compra de M-Space en este apartado. Porque hablamos de 81 de las 218 páginas del libro. Es decir: Esto se podría haber ahorrado completamente y haber introducido reglas para tunear el Imperative de cara a jugar ci-fi.

La parte de naves espaciales usa el típico sistema de tamaño asociado a una serie de puntos a repartir entre módulos. Esto es algo más o menos estándar en muchos juegos. No es la pera, pero funciona. Existen unas reglas para combatir con ellas como era de esperar. Pero no hay reglas para hacer nada más, como por ejemplo explorar o comerciar. Es más: Algo que me ha molestado bastante es que el apartado del FTL se trate como un "recurso narrativo".

Vamos a ver: Estamos hablando de crear un sandbox espacial, y esto tiene un factor de exploración enorme tanto si la trama es encarrilada como si no. El vacío sideral es inmenso y pueden pasar cosas inimaginables en él. Como que por ejemplo sufras daños en tu FTL, haya distorsiones espaciales o yo que se. Dejar esto en manos de "lo que diga el master" le quita dinamismo al sandbox y lo convierte en... bueno, en lo que diga el master. Considerando que en el momento de escribir esto me estoy viendo Star Trek: Enterprise, y coño... considerando TODA la saga de Star Trek, me pone malo leer estas cosas.

El resto de reglas de sandbox son francamente, cosas cogidas de otros juegos y adaptadas al d100 de Mythras. Porque realmente no se puede hacer mucho más: Traveller ya ha creado un estándar muy fuerte en ello y casi que lo único que puedes hacer es lo que ha estado haciendo todo el mundo al que no le gusta el sistema de Traveller: Portarlo al sistema que te guste. Teniendo en cuenta que muchos lo hacemos en casa con esas toolboxes maravillosas que tienen varios reglamentos genéricos y juegos como el propio Traveller, Stars Without Number o Mindjamer, me vale. Pero la verdad es que se nota flojo. Me hubiera gustado tener tablas de encuentros varias: Desde cosas flotando en el espacio hasta PNJs genéricos rondando por los espaciopuertos.

Al final del libro hay algo de equipo, criaturas y vehículos de ejemplo que es casi lo que más me ha gustado porque es fácil de consultar y adaptar. Sinceramente: Me encanta el gun porn y el mecha porn, pero sólo si está bien hecho y detallado. Sino, prefiero cosas simples para adaptar. Y en un reglamento genérico es mejor hacer esto que no detallar cosas que luego puede que no sirvan para la ambientación que tienes en mente.

CONCLUSIONES

La verdad es que no puedo ser imparcial a la hora de analizar M-Space, porque hay rondando por ahí unos cuantos referentes de este género tan potentes que son capaces de eclipsar a cualquiera que se meta en esta "arena" sin haber hecho bien los deberes. Juegos como Traveller, Stars Without Number, Mindjammer, CdB o GURPS son (o tienen) lo necesario para hacerte tu ambientación con un porrón de herramientas y recursos, todos adaptados, cada uno a su sistema. Faltaba algo para d100 y M-Space tenía todas las de ganar y convertirse en el "Traveller d100".

Pero no. Considerando que voy a tener que tirar de otros manuales para conseguir cosas que no vienen en él, (como las tablas de encuentros u operaciones estelares), que muchas cosas son iguales a lo que viene en Mythras Imperative y que éste es gratuito, pues para eso prefiero tirar de Imperative directamente.

3 ene. 2018

Unsell me the 2017

El 2017 se ha terminado y como he hecho otras veces, voy a hacer balance rolero/frikístico (toma palabro) de lo que ha sido para mi el 20º año que llevo como rolero. Porque todo 2017 ha sido un punto de inflexión importante para mi en lo que respecta a este hobbie, y no se muy bien si ha sido cosa de la edad o de las cosas que pasaron el año anterior, o tal vez un poco de todo.

Es curioso que, al escribir estas líneas, no pueda sino retroceder a principios de año con la reseña de Battletech: A Time of War, ya que terminó de dar el golpe de gracia a una situación que arrastraba desde hace años: La de jugar por inercia, sin realmente ideas frescas y viendo como en el mercado había un porrón de novedades que cada día me transmitían menos cosas. Pues bien, cuando fui a echar mano de la nueva edición del juego que me enganchó a esto del rol con la esperanza de un "revival" la cosa se fue a tomar vientos encontrándome uno de los peores juegos que he visto en mi vida.

Hasta dejé de jugar y todo. Durante no pocos meses, mis partidas roleras se limitaban a un Far West de vez en cuando con la gente de Bukaneros, (que por cierto hacen jornadas el próximo 20 de enero) y una campaña de Traveller con mi grupo de toda la vida. Pero hasta esas las dejé con el paso del año, que luego en lo personal tampoco es que haya pasado una racha lo que se dice óptima para sentarme a preparar algo con ganas.

Luego encima es que, recuperando algunos juegos de antaño me daba cuenta de que he dejado de jugar a muchos por culpa de las modas que han ido yendo y viniendo, sin que los nuevos lanzamientos fuesen realmente novedades o necesariamente mejores que los viejos. Pero por desgracia las modas mandan mucho, incluso en este hobbie que siempre ha tenido ciertas connotaciones "rebeldes" hacia el mainstream. Toca como suele decirse, renovarse o morir.

Al final, este 2017 ha sido el año de los "unselling": Ese año en que a la hora de interesarme por algo, lo hago en base a las reseñas negativas que tenga y su naturaleza. Y cuando digo algo, me refiero a prácticamente cualquier cosa. Entre que algunos sectores tienen a la prensa totalmente comprada, los fanboys y algunas campañas de marketing que venden humo a precio de polvo de estrellas, por no mencionar todo el escándalo de las loot boxes y la monetización de mods en videojuegos; prefiero valorar algo por sus defectos y ver si son aceptables para mi o no.

En particular, algo que en este 2017 me ha terminado de cansar del todo es la "guerra de sistemas". Primero, porque cada vez hay más fragmentación y los sistemas se hacen cada vez más sencillos para que puedas saltar de una novedad a otra con rapidez. Funcionarán bien en pocas sesiones, pero hay muchos que se quedan cortos enseguida. Y los sistemas no son solo una herramienta, también pueden divertir. Segundo, porque ya estoy un poco harto de la pataleta de "es que el mío lleva un ingrediente secreto". Se ven muchos sistemas que son lo mismo de siempre con cuatro reglas caseras que lo hacen "diferente".

Por otro lado, me he desconectado una barbaridad de todas las novedades y lanzamientos rolísticos de este año. Porque el 2016 fue una locura, y había que respirar. Pero también han contribuido los cambios de G+ que me han hecho abandonar esa red definitivamente, porque no soy de los que les gusta quejarse por el hecho de ser gratis. Prefiero cortar por lo sano. Y sinceramente: Echo de menos a alguna de la gente que se movía por allí porque me gustaba charlar con ella, pero si G+ me va a estar aplastando sus posts continuamente en favor de la publicidad y el sensacionalismo, como que no.


¿Y que hay de cara al 2018? De entrada, el año lo he empezado jugando a Hardboiled. Llevamos ya un tiempo trabajando en una ambientación cyberpunk, algo "fresco" al menos para mi, que empezaba a estar ya un poco cansado de explotar los mismos clichés de siempre. ¿Y por que Hardboiled? Porque siempre me han molado mucho las historias de detectives y policías en universos cyberpunk. Desde Blade Runner a Nathan Never, pasando por When Gravity Fails o Ghost in the Shell. Y me gusta Hardboiled porque aparte de recrear esto muy bien, tiene un sistema que llegas a disfrutar tirando dados.

También voy intentar meterme un poco en la corriente mainstream pero a mi manera. Dejar de pedirle cosas exquisitas al mundo del rol y centrarme únicamente en el factor diversión. Ser aun más pragmático que antes: Sinceramente, se me han acabado muy mucho las ganas de experimentar y de probar cosas "nuevas". Y dejar las campañas largas en favor del formato mini-serie, con pausa a mitad de temporada incluida para dar un respiro.

Las únicas cosas que de verdad espero con ganas ya las tengo... pre-compradas vamos a decir. Que son el juego de rol de Star Trek en castellano (por fin un peso pesado de la ci-fi en nuestro idioma), y el escenario de campaña que salió por el mecenazgo de CdB Engine (en el que tengo mi parte de culpa). Por lo demás, poco interés en general salvo alguna cosilla muy puntual para ampliar ciertos juegos que ya tengo.