31 ene. 2010

La desidia de los cazarrecompensas

Cada vez que veo en un libro la figura del cazarrecompensas me da un poco de pena. Vale que por tradición e historia los cazarrecompensas se hayan dedicado a buscar y cazar criminales fugitivos, pero la naturaleza de esos fugitivos puede ser muy diversa y no limitarse únicamente a terroristas, psicópatas y asesinos.

En esencia, el rol de cazarrecompensas se basa en: Buscar al objetivo, cazarlo y luego volver por lo general con él a donde nuestro benefactor para cobrar la recompensa. Esas características se pueden aplicar igualmente a un grupo de extracción o a un agente encubierto activado para localizar a alguien con el fin que sea. Por lo tanto, se le puede llamar de muchas formas, pero al final lo único que marcaría la diferencia en cuanto a nombres sería la naturaleza de la presa.

Quizá podría tratarse de un civil, enemigo político del gobierno que nos ha contratado. Tal vez se trate solo de algún renegado, alguien que sabe algo y desea predicar con la verdad a los cuatro vientos. Alguien desaparecido en acción durante un combate, o quizá en un accidente a bordo de una nave espacial cuyo cadáver nunca fue encontrado. O podría ser una simple cuestión de negocios, como en las brutales extracciones de Cyberpunk 2020, pero cruzando el ancho mar de estrellas para encontrar al objetivo.

Es desde luego un rol idóneo para un juego de aventuras. Deben moverse mucho, viajar e interactuar con la gente del lugar para lograr información que les conduzca hasta su objetivo. Explorar la zona y enfrentarse a la competencia, a los protectores del objetivo, (si los tiene), o a obstáculos diversos como un gobierno enemistado con el nuestro que no nos deja entrar en su territorio o una zona roja bloqueada por una gran flota que dispara primero al que entra y pregunta después.

Mass Effect 2 released

El pasado viernes 29 de Enero de 2010 salía por fin Mass Effect 2, segunda parte de uno de esos títulos que sin necesidad de copar los servidores de juego on-line del mundo entero es capaz de marcar un hito en la historia de los videojuegos.


No es para menos teniendo en cuenta que la saga Mass Effect es heredera directa de títulos como Baldur's Gate o Knights Of The Old Republic. Esta segunda parte es al igual que la primera, un space opera en toda regla. Aunque algunas veces es inevitable acordarse de Star Wars al jugarlo, tiene una fuerte personalidad propia y un hilo argumental muy diferente. Es uno de esos juegos en los que la parte tecnológico-científica está muy presente sin que haya que estudiar para dominarla.

Unido a los más que considerables tintes cyberpunk, (aunque realmente esto es parte de cualquier space opera tanto como muchas otras cosas), a que la tecnología se adentra mucho en el campo de las inteligencias artificiales, algo de misterio y una buena dósis de política y conspiranoia sin que todo tenga que girar en torno a la figura de un solo malo maloso, hacen que el setting de Mass Effect sea de los que más me gustan.

Los videojuegos: Buenos, una puesta en escena increible y una historia curtida pero bien cuidada. Quizá no tienen la libertad de acción de otros títulos, pero no son parcos en posibilidades. Además, la liberdad de hacer lo-que-te-de-la-gana ya la tienes llevándotelo a una mesa de rol ;)

A cualquier parte del universo

Llevo 12 años jugando a rol en el momento de empezar este blog. Pocas han sido las partidas jugadas que no fuesen de ciencia-ficción. Empecé con Mechwarrior, su estela continúa a día de hoy. Cyberpunk 2020 ha sido el que me enganchase definitivamente a esta afición, y ha sido mi favorito absoluto e indiscutible durante años.

Este año pasado ha sido "el año de la space opera": Novelas, videojuegos, juegos de rol... de todo. Ni siquiera la llegada del tan esperado por mi Fallout 3, y la creación de Last War han servido para desviarme del género que cada vez que lo pienso, es el que realmente me gusta llevar.

Ciencia-Ficción, en general. Como decía Motoko Kusanagi, la red es basta e infinita, y lo mismo pasa con la inmensidad del espacio: Que hay de todo, que puedes hacer lo que quieras, imaginar lo que quieras y llevarlo a una partida, porque no hay límites, nadie va a venir a ponerte límites si así lo quieres.

Este blog recibe su nombre de una ambientación mitad space opera, mitad ci-fi dura que desarrollara hace algún tiempo. Es algo así como una biblioteca, nunca me he planteado usarla para jugar porque está formada por muchas ideas fragmentadas, pero esas mismas ideas las he usado continuamente en otros juegos, así que me pareció apropiado que un blog dedicado a los juegos de rol de ciencia-ficción llevase su nombre.