9 jun. 2015

Campañas & Crowdfundings

Los crowdfundings (CF) no son nada nuevo, pero han creado un nuevo modelo de negocio y producción único. En esta industria friki nuestra, se ha convertido en una opción para financiar proyectos antes muy difíciles de realizar. Y no solo en esta: En general son una puerta para cualquiera con una buena idea en mente. Aunque no voy a hablar de como funcionan o de sus ventajas y riesgos. Existen mejores lugares que este humilde blog para informarse.

De lo que quiero hablar es de mi experiencia participando en ellos, especialmente de las cosas que me han hecho rechazar un CF que en principio me interesaba. Creo que el meme que acompaña esta entrada expresa muchas veces la tendencia a apoyar lo que nos gusta, en contraposición con quienes creen que la gente es muy egoista y lo quiere todo gratis. A veces las cosas se hacen de forma tan equivocada que ni siquiera son una opción, pero otras la cosa se escapa por los pelos.

En esencia, un CF consiste en dar tu dinero por adelantado a cambio de un plus. Para ello son necesarias dos cosas: Convencerte de que merece la pena, y aportar confianza para que sepas que tu dinero está en buenas manos. A día de hoy he participado en CFs mayormente dedicados al mundo de los videojuegos y los juegos de rol. No han sido muchos pero ya digo que podrían haber sido más. Espero que la opinión de este «backer» ocasional sirva a bien para futuros emprendedores.


1.- PROMOCION
Para que un CF salga adelante necesita gente que lo apoye. Cuanta más gente, más dinero. Esto implica una campaña de promoción para dar a conocer el producto, en la que me he encontrado tres casos que han obstaculizado esta parte:

a) El producto se da a conocer en una comunidad grande en torno al mismo y escuetamente fuera de ella. Muy típico en proyectos que tienen playtesters alrededor. Por mucho que la suma sea de varios cientos o miles de personas, sigue siendo una cifra limitada. Muchas veces me he quedado fuera de los CF por no saber siquiera que existían, tal cual. De esto pecan los propios emprendedores. A veces es cierto que van tan sobrados de dinero, que no se molestan mucho en captar más backers. Pero no deja de ser curioso que tú, queriéndote dejar el dinero en su iniciativa, no puedas porque ellos se han dormido en los laureles.

Hay iniciativas en las redes sociales para tener noticias al respecto, y Twitter es una buena fuente para estar al día, pero ni aun así. No entiendo como directamente no hay buenas plataformas RSS con buscadores para captar proyectos que te interesen. En Kickstarter por ejemplo, es común recibir solo publicidad de los proyectos más punteros, que muchas veces no son ni remotamente lo que más te interesa.

b) El producto se promociona de manera aséptica o demasiado interesada. Tan malo es un extremo como otro. Cuando lo promocionas de manera aséptica, parece como si no tuvieses devoción o fe por tu proyecto. Si el propio creador no le pone ganas para sacarlo adelante, no puede esperar que otros le apoyen. Por otro lado, hay gente que confunde la pasión vertida en el proyecto con mera propaganda. Convencer a la gente endulzando la píldora puede ser un arma de doble filo, y en mi caso particular una forma de mantenerme lejos de proyectos así.

c) El producto se promociona en exceso. Abres tus redes sociales o feeds y tienes varios anuncios al día animándote a participar en el CF. A veces varios incluso a la hora. Llega un momento en que le das al botón de silenciar o ignorar, y pasas de largo todo lo referente al mismo... Hasta que te saltas algo importante. Si el CF te interesa, vas a ser tú el que lo siga. Si no te interesa, por mucho que te lo metan por los ojos no te van a convencer de que cambies. Quizá funcione con alguna gente, pero el efecto es igual que el de las empresas de venta telefónica.


2.- DESCRIPCION
Fundamental describir todo lo que una persona se pregunta sobre el proyecto que podría llegar a apoyar. Sí, es de cajón, pero inexplicablemente hay muchos que no lo hacen. Hace unos días por ejemplo, tuve que seguir tres enlaces para descargar un quickstart alojado en Box. Si el enlace hubiese estado directamente en la página del CF habría sido todo mucho más cómodo.

Algunos se olvidan de cosas triviales: A veces tienes tantas cosas en la cabeza que no te acuerdas de todo. Es normal, somos personas. Pero otras veces lo que se olvida casi parece hecho a posta. Un videojuego que no te dice que requisitos necesita para funcionar, o directamente la plataforma en la que funcionará. Plazos de entrega que no figuran por ninguna parte. O que asumas que te lo van a mandar por correo cuando resulta que el creador asume que lo vas a ir a recoger en mano a donde sea.

Otro aspecto de una descripción que resulta un tanto molesto es que constantemente se hagan comparaciones con productos de la «competencia» para ensalzar las virtudes de su CF. Criticar los fallos de la competencia no significa que tu producto sea mejor. Incluso esos fallos son a veces muy subjetivos o de conveniencia para captar un nicho de mercado, excluyendo a aquellos a los que les gusta su producto y también los de la competencia. Por otro lado, cuando un producto se define a base de comparaciones, no se está diciendo lo que es, sino haciendo referencia a un montón de cosas que el futuro backer puede que ni siquiera conozca. ¿Tengo que verme series de ciencia-ficción para saber como es vuestro juego? ¿Tengo que haber jugado a este u otro videojuego para saber que es lo que mejora el vuestro respecto a los otros? Me parece que no.


3.- RECOMPENSAS Y PACKS
Los packs para apoyar algunos productos me recuerdan mucho a las contra-ofertas de las compañías telefónicas: Te vas porque te dan lo mismo por menos dinero, o tal vez porque la competencia te da más velocidad o más megas... E intentan comprarte con televisión por cable, móviles nuevos y chorradas que directamente ni te habías planteado cuando decidiste cambiar.

En algunos CFs da la sensación de que han incluido un montón de extras que no aportan nada al producto principal solo para justificar el coste del pack. Mi interés por un CF es por lo que se quiere sacar adelante, no por los regalos. No te compras una enciclopedia por el bolígrafo que te regalan. En una ocasión pregunté si sería posible tener un pack sin todos esos extras a un coste menor. El autor me respondió que su campaña era para todo el conjunto. Entonces yo me pregunto: ¿Por que toda la promoción empezando por el nombre de la campaña, gira en torno a un elemento y no se dice nada de los otros?

No considero como «extras» a las recompensas, porque estas SI que complementan al producto final. Y son recompensas precisamente por la entrega de la gente y confianza depositada en el proyecto, no se entregan de buenas a primeras. Dicho esto, muchas veces me fastidia que todo lo que recibas a cambio de confiar en ello sea tu nombre en los créditos: Estás dando tu dinero por adelantado, sin el cual no saldría adelante. Que menos que tener algún detalle algo más sustancioso que inflar tu ego con una línea en una pantalla o trozo de papel.

En campañas de videojuegos me he encontrado cada vez más con el socorrido «Beta Access» que para los impacientes funciona bien... Pero que en algunas compañías va más allá al tener en consideración la opinión de los backers para hacer el juego final más redondo. Claro que esto funciona bien cuando tu cifra de backers tiene tres o cuatro ceros, porque si no llegan a mil como en el caso de algunos juegos de rol, si el autor no es firme en sus intenciones, el producto final puede llegar a ser «el sueño de los backers» y poco más.

Es un punto difícil este de cuadrar bien los packs para que salgan las cuentas y dar buenas recompensas a la gente. Para mi lo fundamental es que por encima de todo, lo que apoyes sea el eje central de la campaña y no un montón de «regalos».


4.- PASARELAS DE PAGO
Por norma general no he tenido problemas para pagar ningún CF, pero hay algunos casos desquiciantes. Por ejemplo, mi banco se niega a dejarme apoyar Patreon, o quizá sea Patreon la que no se lleva bien con el banco. Sea como fuere, a veces las pasarelas de pago de algunas plataformas son de todo menos estándar y dan problemas.

Los emprendedores poco pueden hacer al respecto, pero ahí lo dejo.


5.- ¿Y LUEGO QUE?
Luego, la gente quiere estar informada de como va su inversión. A ser posible, siguiendo los mismos cauces que utilizó para financiarlo. Algunos creadores no se molestan nada en informar a la gente de como va el proyecto. No comunican novedades, no informan de cambios, ni siquiera te pasan los enlaces de comunidades o foros oficiales.

Tengo una experiencia en particular al respecto de esto, que es como para ir a donde el creador del proyecto y darle una hostia bien dá. Meses sin saber siquiera si el proyecto sigue vivo. Sin informar a los backers de que la beta de su juego ya está disponible mientras no hace más que publicar fotos de él haciendo partidas de demostración en jornadas. Sin decirles que ha decidido cambiar la plataforma de gestión que estaba usando por otra distinta. Vamos que no voy a apoyar nunca más a este señor.

Otra experiencia que tengo, es la de tentarme a comprar un kit de expansión completo para un juego valorado en unos doscientos euros. Considerando que el precio final ascendería a casi el doble de esa cifra, es una inversión que merece la pena. Pero claro: El pack consta de varios elementos que se van a lanzar a lo largo del tiempo en un periodo que puede prolongarse años. Así que lo mínimo que debería pedirse ante semejante inversión son unos plazos, una agenda de desarrollo y un compromiso.

Es díficil mojarse con fechas exactas, pero es muy fácil no decir absolutamente nada, y es molesto cuando hablamos de tanto dinero e incluso a veces más: En este caso había un pack superior valorado en mil trescientos euros que contenía la línea completa, y del que algunos backers expresaron su rechazo precisamente por la falta de plazos. Yo finalmente, decidí esperar a comprarlo en la tienda porque todo ello no me inspiró ninguna confianza.


No es mi intención con estas experiencias decir que todo es malo en los CF. Al contrario: Hay gente que lo ha hecho muy bien y que sobretodo se molesta en preguntar y escuchar a la gente antes de lanzarse a hacer nada. Pienso que es como debería ser, y más con algunos proyectos en los que se manejan cifras muy ajustadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada