2 jun. 2015

Real o Virtual

La realidad, el límite entre lo que es real y lo que es soñado o virtual es uno de los temas que más me fascinan dentro de la ciencia-ficción. Cuestionarse la realidad en la que vivimos es algo muy profundo que mucha gente ni se plantea hacer por lo complejo que puede llegar a ser.

Philip K. Dick es uno de mis autores favoritos precisamente por esto. Mucho antes de que se inventasen Megazone 23 o Matrix, Dick se planteaba constantemente como de real era nuestra existencia, donde estaban los límites que nos definían como seres humanos o libres y si nuestras vidas tenían un significado divino.

Muchos creen que estaba loco: Consumía drogas, apenas dormía y tenía unas ideas extrañas. Si Dick hubiese escrito en la era del mcarthismo, seguramente le habrían fusilado por comunista o alienígena, que por aquel entonces venía a ser casi lo mismo. Pero la verdad es que no hace falta meterse nada para estar tocado de la cabeza. En estos tiempos nuestros, el estrés, el miedo y las experiencias traumáticas o demasiado intensas ya se encargan de que tengamos sueños y pesadillas que te hacen cuestionarte que es lo que de verdad pasa dentro de tu cabeza mientras duermes.

Ya antes que Dick, los Beatnicks rompían con la realidad experimentando con drogas, montajes fotográficos, audio y video que pretendían provocar en el cerebro reacciones extrañas. Tan pasados acababan estos «junkies» que al final perdían contacto con la realidad porque su cerebro acababa frito y funcionando mal.

Todas estas ideas y experimentos han sido tenidos muy en cuenta por la ciencia-ficción de los ochenta, los noventa e incluso nuestros días. Desde aquella «Blade Runner» (no me peguéis por usar el título corto de la novela de Dick) hasta Inception, ha habido infinidad de obras que han combinado las realidades virtuales y los mundos persistentes con la idea de que nuestra propia realidad pueda ser una simulación: Un mundo creado por otros, un sueño perpetuo, un mundo «dreamstate» donde los seres humanos se han recluido en mundos virtuales usando el real solo como fuente de energía.


Los juegos de rol no son ajenos a este concepto. Posiblemente el primer juego en el cual la realidad esté cuestionada sea Metamorphosis Alpha, que también fue uno de los primeros juegos de rol temática ci-fi. En este juego toda la acción se desarrolla dentro de una nave generacional tan grande que parece un mundo en si misma. Si los jugadores son ajenos a este dato, puede jugarse una campaña en la cual tarde o temprano empezarán a pasarles cosas que no pueden asumir pero tampoco explicar. Podría llegarse a una situación inevitable en la cual empiecen a tener la necesidad de saber que es lo que está ocurriendo en realidad.

Los juegos de temática cyberpunk siempre han planteado la existencia de realidades virtuales, pero ninguno ha llegado a explotarlas debidamente. La razón es muy sencilla: Una realidad virtual es un setting en si mismo. ¿Que nos impide tener una RV de Dungeons & Dragons almacenada en los ordenadores de alguna megacorporación de Cyberpunk 2020? Absolutamente nada. Incluso sería factible que tuviese sus propias reglas ajenas a las del propio CP2020 desde el punto de vista de la programación y creación del juego.

Más recientemente, los juegos transhumanistas han vuelto a la carga explotando el potencial de las realidades virtuales como sustitutas plausibles de la realidad. Eclipse Phase por ejemplo, tiene millones de refugiados virtuales por una cuestión de espacio habitable y recursos. En este juego y otros similares, la interacción a larga distancia se hace a través de estos entornos porque es más fácil y seguro que viajar por el vacío estelar.

Pero no todo son mundos generados por ordenador. Dreamraiders nos descubre una realidad que coexiste con la nuestra en el mundo de los sueños. Aunque pueda parecer que entra en el mundo de las dimensiones y mundos paralelos, no sería justo abordarlo así porque el motor de esta realidad está dentro de nuestras cabezas: Lo poco que sabemos de los sueños no hace justicia a lo enrevesados y complejos que pueden ser a veces.

Este juego nos plantea además una manera de jugar diferente a lo que suele ser habitual en un juego de rol. Para empezar, el propio libro básico es una campaña en si mismo que va explicando la mecánica del juego según los personajes van ahondando más y más en la realidad alternativa del sueño. Las decisiones que vayamos tomando harán que la manera en que distinguimos el mundo real del onírico cambie, pudiendo llegar al caso de que consideremos el mundo real como una farsa y el mundo onírico una realidad completamente libre. Una vez los personajes hayam asumido esto es cuando podemos empezar a explorar otras historias.


Cuando la ciencia-ficción rompe totalmente con las barreras de la propia ciencia y se hace indistinguible de la magia, empezamos a encontrar otro tipo de realidades virtuales que en muchos sentidos se podrían considerar una obra divina. Los Dreamstates combinan la idea de las realidades virtuales y las esferas de Dyson en uno. La premisa es: Cuando la humanidad ha encontrado una fuente de energía virtualmente infinita y puede hacer lo que quiera, ¿que sentido tiene seguir viviendo en una realidad a veces cruel y hostil si podemos fabricarnos el paraiso?

Estas civilizaciones han acabado convirtiendo todo su planeta en un gigantesco host tanto para el mundo virtual como para las mentes de los que lo habitan, que muchas veces están integradas en el propio entorno tecnológico. Máquinas o razas de siervos son creadas a posta para mantenerlo operativo y solucionar cualquier incidencia del mundo exterior. Posiblemente solo un minúsculo porcentaje de la sociedad sabe que vive en un mundo fabricado por sus antepasados por razones de seguridad, para el resto es la verdadera y única realidad.

Este concepto lo he visto bastante en videojuegos y novelas, pero poco en los juegos de rol. Lo cierto es que sería como crear un setting de campaña nuevo, un mundo alternativo completamente vivo. El ejemplo más representantivo se encuentra en un juego que ha pasado sin pena ni gloria por la esfera rolera: Core Command. Recordado más por la escala hipermegaépica de sus naves estelares, CC abarca esta idea haciéndo énfasis en un mundo llamado Fractal que supuestamente es una versión hiper evolucionada de la Tierra hacia uno de estos mundos alternativos.

Una idea distinta a las expuestas ocurre cuando la realidad es una farsa, sea premeditada y asumida por la población, o un secreto muy bien elaborado. Los motivos son diversos pero a menudo intentan encubrir un mal imposible de remediar o entender. Desvelarlo podría tener consecuencias terribles para la propia existencia de la especie incluso. Este es en gran medida el argumento de Matrix, que juega con la idea de que alguna gente es sencillamente incapaz de vivir sin hacerse preguntas.

En el rol esta idea está presente en juegos post-apocalípticos. Y al igual que sucede en los de temática cyberpunk, suele estar vagamente representada porque implicaría crear un setting completamente nuevo. En las ambientaciones tipo «Kitchen-Sink» aparecen... Total, hay de todo así que por que no realidades virtuales como podrían ser realidades alternativas o dimensiones paralelas. En Infinite Worlds o RIFTS por ejemplo, tienen cabida sin problemas.

Y concluyo: Los mundos virtuales no tienen por que estar supeditados a la ciencia-ficción. Como he dicho arriba, pueden no tener nada que ver con la informática y estar basados en mundos oníricos o «tecnología» indistinguible de la magia. En la creación de campañas puede ser un recurso muy interesante para tener una ambientación nueva sin andar cambiando reglas o teniendo que aprender un juego nuevo desde cero. Puede ser posible incluso tomar la ambientación de un juego y meterla como una RV en otro. El que sea forzada o no es algo que dependerá de como se haga, por supuesto.

2 comentarios:

  1. Vaya, llevo tiempo pensando en hacer algo con realidades virtuales múltiples y no sabía que había tanta cosa hecha. Ya tengo (más) lectura pendiente.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, te recomiendo que le eches una mirada a Scroll, en lavondyss.net
    Tengo esperanzas de publicarlo en físico dentro de un tiempo. No sé qué te parecerá, pero está diseñado con la idea de partir de cualquier mundo virtual posible, no sólo el generado dentro de un ordenador. Me ha gustado mucho el artículo, gracias :)

    ResponderEliminar